Mantenimiento

Se aconseja durante los primeros meses sólo un ligero cepillado con una escoba blanda y, a partir del tercer mes, realizar un barrido diario siempre en la dirección del pelo, y una pasada de aspirador semanal.

Limpieza

Se recomienda la limpieza a fondo, como mínimo, una vez al año con detergentes neutros, preferiblemente los de espuma seca. No emplear nunca bencina, amoniaco líquido ni jabón u otros detergentes alcalinos.

Cuando se manche la alfombra conviene extraer lo más rápido posible el líquido no absorbido. Se utilizará una tela de algodón absorbente debajo de la misma.

Conservación

Para guardar la alfombra, una vez limpia y seca, lo más aconsejable es cubrirla con una sábana o tela de algodón, enrollarla lo más compacta posible y envolverla en una bolsa de plástico. Conservar en un lugar alejado de la luz y la humedad.

¿Necesita ayuda? Chatea con nosotros